El arte del consensus en Europa: ¿es aplicable la gobernanza de la Unión Europea universalmente?

Yolanda Gamarra Chopo

Resumen


Este estudio trata de la experiencia constitucional de la Unión Europea (UE) desde una perspectiva global recurriendo al «modelo de gobernanza » de la política exterior europea. Dos cuestiones centrales articulan el estudio: 1) si el «modelo de gobernanza» de la UE es aplicable universalmente, y 2) si la experiencia constitucional de la UE resulta eficaz desde una perspectiva global. Para alcanzar tales objetivos el estudio se divide en tres partes. Una primera, trata del «modelo de gobernanza» de la política exterior de la UE como poder normativo. Una segunda, evalúa la evolución de la política exterior de la UE desde su creación en la década de los años cincuenta. Y una tercera, explora, a través de tres ilustraciones, la aplicación del «modelo de gobernanza» de la UE, y su eficacia. El estudio concluye que el carácter distintivo de la UE, como actor global, no es tanto por la promoción de objetivos, principios y valores y/o intereses, o el recurso al derecho blando –soft-law– frente al derecho duro –hard-law–, sino más bien por el «modelo de gobernanza» de la política exterior que promueve. En este contexto afloran dos cuestiones conexas: 1) si el modelo de gobernanza de la UE en su política exterior es más eficaz cuando se enfrenta a problemas colectivos que el promovido por otros actores, y 2) si el «modelo de gobernanza» que aplica y promueve la UE es realmente colectivo y participatorio, o se trata más bien de un instrumento que utiliza la UE para exportar sus reglas sustantivas y promover sus intereses particulares, sin tener en cuenta las particularidades de los otros actores.

Publicación en línea: 27 noviembre 2014


Palabras clave


Gobernanza Global; Política Exterior de la Unión Europea; Soberanía; Derecho Global; Constitucionalismo; Pluralismo

Texto completo:

PDF


DOI: http://dx.doi.org/10.18543/ed-60(2)-2012pp263-281

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.